Medicina clásica oriental, Barcelona. Profesor Manuel Rodríguez Cuadras. Acupuntura japonesa, Toyohari, Manaka, Shonishin, Fitoterapia China, Acupuntura biodinámica. Pediatría, ginecología, dolor, ansiedad, depresión, fatiga.



Medicina clásica oriental, Barcelona. Profesor Manuel Rodríguez Cuadras. Acupuntura japonesa, Toyohari, Manaka, Shonishin, Fitoterapia China, Acupuntura biodinámica. Pediatría, ginecología, dolor, ansiedad, depresión, fatiga.
Moxibustión, aliada milenaria de la acupuntura

 

La moxa es el producto refinado de las hojas la artemisa. Esta planta crece en zonas templadas de todo el mundo y es conocida por sus propiedades esotéricas en muchas culturas tradicionales, aunque sólo en Extremo Oriente se la ha empleado terapéuticamente quemándola sobre la piel.

Los anglosajones la quemaban para protegerse de los insectos desagradables, y también se utilizaba como bactericida en escuelas y hospitales de China.

 

Existen muchas variantes dentro de la técnica de moxibustión.

Generalmente, las formas más directas (como el Okyu japonés) implican la utilización de "conos" encendidos de moxa, cuyo tamaño oscila entre el de una semilla de sésamo a un tamaño mayor que las habas. Cuando se queman sobre puntos de acupuntura proporcionan un efecto de calentamiento o producen un diminuto "pellizco" de calor.

En las técnicas más indirectas, tradicionalmente se emplea una especie de "cigarro" de moxa que se aplica  con un movimiento ondulante de acercamiento y alejamiento sobre áreas de la piel o alrededor de las agujas insertadas, sin nunca llegar a tocar la piel. Otros métodos indirectos implican quemar "bolas" de moxa en el mango de las agujas para proporcionar un agradable calor penetrante y relajante, o quemar "conos" de moxa colocados encima de otras superficies (se suele usar ajo o jengibre) para lograr efectos compuestos.

 

La moxibustión fue mencionada por primera vez por alguno de los famosos filósofos chinos, y, casi con toda certeza, su uso proporcionó hace dos mil años la inspiración centrada en los meridianos. Desde entonces, convive con la acupuntura, aunque relegada a un segundo plano y, a menudo,  vista como una medicina popular en comparación al refinamiento académico que ha ido desarrollando la acupuntura a través de los siglos.

 

Sus efectos, sin embargo, no deben ser despreciados. La investigación japonesa en el siglo XX en relación a las respuestas a la moxibustión proporcionan más indicadores positivos de una acción "holística" que los resultados arrojados por la propia acupuntura, así mismo son positivos y concluyentes los cambios que la moxa produce en la química sanguínea, la respuesta inmune y los efectos en el sistema nervioso autónomo. Es interesante que, a principios del siglo XX en Japón, se utilizase con éxito para tratar la tuberculosis y contrarrestar brotes de cólera.

Con esta experiencia, se ha estado investigando el registro de su utilización en Japón durante la década de 1930 para tratar la tuberculosis antes de la llegada de los antibióticos. Se ha revelado la posibilidad real de que la moxibustión pueda desempeñar un papel relevante en el tratamiento de esta enfermedad en los países en vías de desarrollo, donde los medicamentos y los útiles diagnósticos escasean de manera vergonzosa. Con este fin, existe una organización benéfica (Moxafrica) que investiga seriamente esta posibilidad.

 

Hoy en día el poder de la aplicación de la moxa es doble: en primer lugar, puede ser el punto diferencial en el tratamiento de estados crónicos o difíciles; en segundo lugar, se puede enseñar al paciente para que lo emplee de modo doméstico como apoyo al tratamiento. En ambos casos, la diferencia en la evolución del tratamiento puede llegar a ser dramática.

Desafortunadamente, en muchas clínicas de nuestro mundo "desarrollado", el uso de la moxa está mal visto, o directamente se evita emplear esta técnica debido a que produce humo. Este humo no es tóxico, como el del cigarrillo, pero si suele tener un olor y una consistencia fuerte, y puede (y suele) hacer saltar los detectores de incendio...

 

Si quiere saber un poco más sobre la Artemisa y sus usos terapéuticos, siga este enlace.

 

 





Imprimir

Enviar correo

Inicio | Boletín | Ahora | Quienes | Mapa de la web | Nota legal | Contacto | Enlaces de interés

Medicina clásica oriental, Barcelona. Profesor Manuel Rodríguez Cuadras. Acupuntura japonesa, Toyohari, Manaka, Shonishin, Fitoterapia China, Acupuntura biodinámica. Pediatría, ginecología, dolor, ansiedad, depresión, fatiga.